Artículos de Interés

2017-01-01

Por: I.Q y M en C. María Teresa Álvarez

CONTROL DEL ACNÉ

Cada vez es más frecuente lograr un control casi absoluto del acné con un tratamiento adecuado.

En la fisiopatología del acné intervienen diversos factores.  Todos ellos son necesarios para que este se produzca.

El primero es un aumento en la producción de sebo y también de queratina, con lo que se produce una obstrucción en el folículo pilosebáceo, posteriormente interviene el desarrollo microbiano que genera a veces intensa irritación y posibles cicatrices.

El aumento en la producción de queratina por una hiperproliferación de corneocitos y la retención de estos origina una queratinización anormal en el interior del folículo pilosebáceo. Con esto se forma una pared engrosada que impide la salida normal de los lípidos.

Por otro lado se ha encontrado una relación entre la hiperqueratosis y la composición de los lípidos de la epidermis en  donde una disminución del ácido linoleico incrementa la queratina en el folículo.

Los folículos sebáceos son mayores en las personas con acné . La función de las glándulas sebáceas es controlada por diversas hormonas de las cuales la más importante para incrementar su funcionamiento es la testosterona.

Los lípidos de la piel se derivan en su gran mayoría de la glándulas sebáceas. Dentro de la composición de los ácidos grasos en el caso de las personas con acné se observa una deficiencia de ácido linoleico. Se ha observado que existe una correlación estrecha entré el acné y la piel grasa, sin embargo pueden existir pieles seborréicas en las cuales no se desarrolla el acné. La composición de los ácidos grasos del sebo  es la que determina la presencia de acné. Si en la producción de sebo se encuentra una cantidad importante de ácido oleico se afecta la función barrera de la piel .

La hiperqueratosis y el aumento en la producción de sebo ocasionan un taponamiento del folículo por una masa de sebo y queratina.   En el interior del folículo obstruído se desarrolla el microorganismoPropionibacterium acnés.

Propionibacterium acnés es un bacilo con características anaerobias que no requiere de oxígeno del aire para el desarrollo de sus funciones y que requiere de triglicéridos o grasas para crecer. Otra de las características importantes es su pH óptimo de crecimiento el cual es  de valores mayores de 6.

Tomando en cuenta la importancia que tiene el pH en el desarrollo microbiano del acné una de las formas de evitarlo es el empleo de productos en el rango ácido a valores de pH entre 4 y 5. La LIMPIADORA FACIAL ÁCIDA JABOTIERE se encuentra en este rango además de tener un efecto queratolítico y en esta forma disminuir la obstrucción del folículo pilosebáceo. Se recomienda su empleo dos veces al día.

Las formulaciones no deben incluir ningún ingrediente con características comedogénicas y deben incluir activos antiseborréicos que ayuden a controlar el aumento en la producción de sebo mediante el empleo de aminoácidos azufrados como metionina, cistina y cisteína y esto se logra con la LOTION BIO CONTROLE y el GEL BIO CONTROLE.