Artículos de Interés

2016-09-04

Por: I.Q y M en C. María Teresa Álvarez

LA CELULITIS sus causas y tratamiento

La "celulitis" se define como una "lipodistrofia localizada " o como una adiposis local. Es una alteración del tejido subcutáneo que afecta principalmente a las células grasas o adipocitos y que produce un edema por acumulación de líquidos en el tejido intersticial.

Los adipocitos son células grandes que se encuentran en el tejido adiposo y que en su interior acumulan grasas en forma de triglicéridos. Tienen una membrana enzimática capaz de hidrolizar triglicéridos a ácidos grasos y glicerol; esta es la lipólisis.

Con la "celulitis" se tiene una hipertrofia o aumento del tamaño de los adipocitos y un desarreglo de la regulación metabólica de los mismos. Esto da por consecuencia un aumento del espesor de los tejidos subcutáneos con presencia de nódulos.  Al aumentar el volumen de los adipocitos, la piel se deforma en la superficie dando un aspecto acolchado.

Otros factores que se presentan en la "celulitis" son alteraciones circulatorias con insuficiente irrigación sanguínea a nivel de los capilares, lo que da por resultado una microcirculación local deficiente. Los vasos sanguíneos se comprimen acumulando agua y toxinas  entre los tejidos. Se originan cambios en la temperatura cutánea con zonas más frías en la piel.

Cuando hay ausencia de "celulitis" los adipocitos son pequeños y se tiene una homogeneidad en la textura de la piel. También la temperatura local es más alta.

 

TRATAMIENTO COSMÉTICO DE LA "CELULITIS"

Para poder tener una buena eficacia en un producto para la "celulitis" se requiere de:

Activos con acción lipolítica que estimulan y normalizan la lipólisis y que ayudan al transporte de ácidos grasos.

Activos con efecto anti edema que ayuden a disminuir la retención de líquidos en el tejido intersticial.

Se requieren también activos que ejerzan una acción de mejora en la microcirculación. Entre los activos más efectivos para incrementar la lipólisis se encuentran las metil-xantinas que ayudan también a mejorar el flujo sanguíneo, las algas como fucus vesiculosuslaminaría digitata y la hiedra hedera helix.

La L-carnitina ayuda al transporte de los ácidos grasos y en esta forma se mejora la lipólisis. Los agentes  termo-activos tienen una acción rubefaciente que mejora la microcirculación contribuyendo a mejorar la lipólisis. Estimulan la circulación en la zona aplicada con aumento transitorio de la temperatura local. Con esta acción rubefaciente se facilita también la absorción de los activos anticelulíticos.

 

PRUEBAS DE EFICACIA

Las pruebas de eficacia de los productos anticelulíticos se basan en la "Termografía de Contacto".

Se aplican placas de cristales líquidos microencapsulados que miden las modificaciones de la temperatura de la piel, estos tienen la propiedad de cambiar de color con la temperatura y en esta forma reflejan el flujo sanguíneo local.

Al aplicar la “Creme Chauffante Cellulite  Control" de Jabotière, en panelistas con "celulitis" por 45 días (mañana y noche) se observó una reducción de la "celulitis" de  23% y una piel más homogénea al disminuir los nódulos. Así mismo, la temperatura local aumentó significativamente, lo cual es un indicativo de una mejora en la microcirculación cutánea.