Artículos de Interés

2015-06-16

Por: I.Q y M en C. María Teresa Álvarez

LA EXFOLIACIÓN DE LA PIEL y sus beneficios

La exfoliación  es uno de los tratamientos cosméticos que se realizan para mejorar las condiciones de la piel.  Tiene una influencia directa en su apariencia, en la disminución de las líneas de expresión, en la uniformidad de la coloración y en una mejora del metabolismo.

En los tratamientos de exfoliación se encuentran los de tipo físico como es la dermoabrasión y los de tipo químico mediante el empleo de agentes queratolíticos.

En ambos casos la acción se lleva a cabo en la capa superficial de la piel denominada estrato córneo.

 

EL ESTRATO CÓRNEO

El estrato córneo tiene una gran influencia en la apariencia de la piel, entre ellas la textura relacionada con las condiciones de sequedad y rugosidad.

Una de las funciones del estrato córneo es la de ejercer una función de barrera contra las agresiones del medio ambiente y otra la de retener agua para mantener la piel suave e hidratada.  Sus  propiedades influencían en gran medida la apariencia visual de la piel.

En forma constante los corneocitos se exfolian  y son continuamente reemplazados por  células nuevas  y este proceso mantiene uniformidad en las propiedades de la superficie de la piel.  Cuando las funciones hidratantes se encuentran afectadas debido a la edad o a la acción del medio ambiente o bien hay una disminución en el recambio celular, la textura de la piel se puede deteriorar dando como resultado rugosidad y engrosamiento del estrato córneo y  una pérdida de su transparencia y disminución en la  luminosidad.

El color de la piel está directamente influenciado por la melanina y la coloración  puede sufrir cambios ya que la melanina puede acumularse en el estrato córneo y ocasionar una coloración con uniformidad deficiente.  En el proceso normal de queratinización migra al estrato córneo y es eliminada con las células que se desprenden.

Sin embargo si el metabolismo celular se vuelve lento debido a la influencia de los rayos UV o a una baja humedad exterior la melanina puede permanecer en la epidermis por periodos largos y ocasionar la formación de manchas oscuras en la piel.

 

CAMBIOS EN EL ESTRATO CÓRNEO CON LA EDAD

La piel conforme envejecemos va perdiendo el brillo atractivo de la juventud y esta es una de las preocupaciones de la industria cosmética.  Los cambios ocurren en todas las capas de la epidermis pero una parte importante son los efectos de la edad en el estrato córneo.

Uno de los cambios que se observan con la edad es que la piel se vuelve más rugosa y con una apariencia de resequedad.  Estos cambios son una consecuencia de las alteraciones en la queratinización y en la producción de células epidermales.  Los corneocitos se vuelven más grandes con la edad, esto es en parte un resultado del tiempo requerido para la maduración.  Existe un aumento en el tiempo de tránsito de la capa basal al estrato córneo y una disminución en la velocidad de producción de células.

 

AGENTES QUERATOLÍTICOS

Entre los agentes queratolíticos de mayor empleo en la industria cosmética  se encuentran los “alfa-hidroxiácidos” (AHAS).  Entre ellos los de mayor empleo son el ácido glicólico, láctico, tartárico y cítrico.  Todos ellos se encuentran en la naturaleza, por ejemplo, el ácido glicólico en la caña de azúcar, el láctico en la leche agria, el tartárico en el vino  y el cítrico en las frutas.

Los “alfa-hidroxiácidos” tienen una larga historia en la cosmética, desde la época de Cleopatra que utilizaba los baños de leche agria, o sea de ácido láctico para mantener la piel suave.  También se cuenta de los baños de vino, o sea ácido tartárico para suavizar la piel.  En ambos casos los “alfa-hidroxiácidos” actúan como un exfoliante ligero que ayuda a eliminar las capas superficiales del estrato córneo y en esta forma la piel adquiere una textura más suave.

En los últimos años los efectos de los “alfa-hidroxiácidos “en la piel han sido estudiados en forma científica y se sabe de todos sus beneficios. Además de la ya conocida acción exfoliante se han encontrado otras funciones como  una acción humectante y  la de producir  un aumento en la cantidad de ceramidas en el estrato córneo.  En esta forma los AHAS actúan como exfoliantes pero a la vez mejoran las funciones barrera del estrato córneo.  Otra acción importante de los AHAS es la de incrementar la velocidad de recambio celular la cual disminuye con la edad.

Entre otros agentes queratolíticos se encuentra el ácido salicílico y la urea.  El ácido salicílico es un “beta-hidroxiácido“ que tiene una acción exfoliante aún  a bajas concentraciones además de una acción bactericida por lo que se ha empleado en el tratamiento de acné.

 

DERMOABRASIÓN

Otra forma de exfoliar la piel es mediante métodos físicos como la dermoabrasión.

Entre los equipos de dermoabrasión se encuentran aquellos que emplean cristales de óxido de aluminio y los que emplean punta de diamante.  Estos últimos se pueden utilizar en pieles sensibles.

En los tratamientos de dermoabrasión se retiran las capas más superficiales del estrato córneo mejorando la textura y coloración de la piel y disminuyendo las pequeñas arrugas.  Se reducen también las manchas solares y las secuelas de acné.

Se  disminuye el tamaño de los poros, con resultados de una piel más limpia y lisa, aumenta la elasticidad  y se mejora la microcirculación.  También se incrementa el metabolismo dando por resultado la reducción de líneas de expresión y arrugas.

La punta de diamante se desliza sobre la piel haciendo un pequeño raspado y se efectúa también una succión de vacío.

En este tipo de exfoliaciones los resultados son paulatinos pero se observa mejoría desde la primera sesión.  Se sugieren de 6 a 10 sesiones  una o dos veces por semana dependiendo de los resultados que se quieran lograr.

 

BENEFICIOS DE LA EXFOLIACIÓN DE LA PIEL

La exfoliación ayuda a que la superficie de la piel mejore su textura adquiriendo suavidad y disminuyendo la rugosidad, se resuelve el problema de la piel gruesa y también el de la eliminación del exceso de melanina.  El empleo tanto de agentes abrasivos como de agentes queratolíticos estimula el metabolismo celular.  Esto involucra la activación de diversas proteasas, enzimas presentes en el estrato córneo que mantienen e incrementan la capacidad metabólica.

En los casos en los cuales  el estrato córneo se ha convertido en muy grueso debido, por ejemplo, a la edad o al exceso de exposición solar la exfoliación se convierte en un tratamiento esencial para lograr buenos resultados en la aplicación de cualquier tratamiento posterior.  Si tomamos en cuenta que el estrato córneo es una barrera y si ésta es muy gruesa la absorción percutánea de cualquier activo quedará reducida a un mínimo si no se prepara la piel mediante una exfoliación para disminuir en esta forma la función barrera.