Artículos de Interés

2018-05-01

Por: I.Q y M en C. María Teresa Álvarez

LA PIEL SANA CON Pycnogenol

El pycnogenol es uno de los antioxidantes más estudiados. Protege contra el estrés oxidativo siendo un poderoso antioxidante que contribuye a la salud de la piel.  Su aplicación en la industria cosmética tiene actualmente un gran porvenir por las propiedades que lo diferencian de otros activos antioxidantes entre ellas la actividad antiinflamatoria, antimicrobiana, la de intervenir en la síntesis de colágeno y ácido hialurónico y la de mejorar la microcirculación.

Además de estas características el pycnogenol tiene muy buena absorción a través de la piel por lo que los resultados que se obtienen como son una mejora en la hidratación, firmeza, elasticidad y luminosidad se pueden ver a corto plazo.

El pycnogenol es un ingrediente cosmético que puede también mejorar el acné, sobre todo el que se presenta en la edad adulta por su actividad antinflamatoria, antimicrobiana y sus propiedades cicatrizantes.

Su actividad antinflamatoria por las procianidinas que contiene es de gran beneficio para las pieles que han sido expuestas a la radiación solar en las cuales se presentan reacciones inflamatorias. Actúa como un protector y previene en gran medida la formación de eritema.  Un excelente activo contra el foto envejecimiento. Por su propiedad anti-radicales libres disminuye también la producción de melasma.

El pycnogenol tiene una gran afinidad con las proteínas de la matriz extracelular entre ellas colágeno y elastina. Una de las propiedades más importantes del pycnogenol es estimular la producción de las moléculas de la matriz extracelular como son el ácido hialurónico y colágeno con lo que se mejoran la hidratación, firmeza y la elasticidad de la piel. Protege también a las proteínas entre ellas colágeno y elastina de la degradación enzimática.

El pycnogenol tiene grandes beneficios circulatorios como el aumentar la vasodilatación de los capilares mejorando el flujo sanguíneo y protegiendo al sistema circulatorio. Esto da por resultado un aumento en la luminosidad de la piel. Se diferencia de otros activos antioxidantes por esta capacidad para mejorar la microcirculación. De esta forma la piel adquiere luminosidad, un brillo sano y un tono rosado.  ¡Una piel sana!