Artículos de Interés

2018-04-30

Por: I.Q y M en C. María Teresa Álvarez

EL PRIMER RITUAL de belleza

Los rituales en los tratamientos de belleza le dan un sentido a la rutina de cada día, pero a que edad deben iniciarse estos rituales...

Si tuviéramos que considerar alguna edad en las niñas estos deberían iniciarse cerca de los 10 años antes de que se inicien los cambios de la adolescencia.

Este ritual diario por la mañana y por la noche les dará una garantía de una piel sana y hermosa que durará toda la vida.

En una piel tan joven el primer cuidado debe ser la limpieza diaria. Deben emplearse limpiadoras suaves de preferencia en espuma con productos que no alteren la piel, que no contengan grasas y a un pH adecuado. Este paso es el primero en el ritual y deberá aplicarse en la mañana y en la noche.

Otro factor importante es que estas pieles jóvenes no requieren el empleo de cremas ya que la producción de grasa es normal, y en la adolescencia tiende a incrementarse. Se confunde mucho la falta de hidratación con la falta de grasa. Una deficiencia en la hidratación sobre todo en climas con baja humedad se observa frecuentemente en las niñas entre los 10 y 14 años.

Si se confunde la falta de hidratación con una falta de grasa y se aplica algún tipo de crema hidratante, se pueden llegar a obstruir los poros con un tapón sebo-queratina que tendrá como consecuencia el posible desarrollo del acné.

Lo recomendable es aplicar un gel hidratante libre de grasa que ayudará a mantener la piel joven con un adecuado grado de hidratación y sin tapar los folículos.

La hidratación es el factor más importante a cualquier edad para mantener una piel sana, con una buena textura. La deshidratación puede ocurrir a cualquier edad aún en las niñas pequeñas. La hidratación de la piel es regulada por los denominados “factores naturales de humectación “. Estos disminuyen con la exposición excesiva de la piel al agua y al jabón. Esta es la razón por la cual para la limpieza de la piel se deben emplear limpiadoras suaves.

No debe lavarse la cara con agua y jabón porque el empleo de estos ocasionaría también la pérdida de los emolientes naturales de la piel. Las limpiadoras suaves en espuma protegen a la piel también de estas pérdidas.

De esta forma el ritual se convierte en algo muy sencillo. Lavar la cara con limpiadora en espuma por el día y por la noche y aplicar después el gel de hidratación.

En la adolescencia cuando la producción de grasa aumenta en forma notable se recomienda emplear en las mañanas la Limpiadora Facial Ácida que ayuda a eliminar el exceso de grasa y a evitar que se forme el tapón sebo-queratina en los folículos pilosebáceos.

 

Los productos JABOTIERE recomendados son los siguientes:

Y en la adolescencia en pieles muy grasas: